Las empresas evolucionan y con ellas todos sus aspecto; por eso a veces es necesario plantearse si la marca está acorde con la sociedad actual o sí refleja adecuadamente la corriente presente o futura de la empresa.

Se dice que una buena marca es la que permanece inalienable con el paso de los años, pero eso no significa que todas las marcas que no cambien sean buenas o se mimeticen con los nuevos tiempos.

El restyling de marca se plantea desde los antecedentes de la identidad corporativa, poniéndola a prueba, viendo qué es lo que queda obsoleto, lo que falla o lo que difiere con el concepto de la empresa.

Nuestra forma de trabajar nos hace analizar los pros y los contras de la marca actual y decidir qué se necesita mejorar. A veces un restyling puede marcar la diferencia entre existir y no existir en tu mercado.