Hoy por hoy la forma de recibir la publicidad es muy selectiva: si uno no quiere no tiene porqué recibir publicidad y cada vez resulta más difícil sorprender a la gente por los métodos convencionales que con los más vanguardistas.

Por eso conviene plantear una Campaña que funcione en todos los medios y de todas las formas posibles, que se entienda y llame la atención a todos los niveles. Abarcando la amplia gama de recursos publicitarios que se disponen hoy día: desde la televisión, las actividades en el punto de venta, el merchandising, pasando por los patrocinios, el boca a boca, co-branding, marketing en centros comerciales hasta el social media o el marketing móvil.

Una campaña 360º se adecuará al objetivo concreto y se adaptará al presupuesto disponible, eso sí abarcará acciones de todo tipo para llamar la atención en los grupos de consumidores y los canales elegidos.

El cliente potencial está ahí, en alguna parte y hay que llegar a él.